Pagos

ABRE TU PUERTA DE CASA FÁCIL Y RÁPIDO.

Sabemos lo angustiante que es sentir que no puedes entrar en tu propia casa, y no saber qué hacer.

En este post te explicaremos varias maneras sencillas de abrir una puerta con la llave dentro.

PRIMER PASO IMPORTANTE:

Para poder abrir una puerta con alguno de los métodos que vamos a explicar a continuación, la puerta no puede estar cerrada con llave. Si está cerrada con llave se ha de llamar a un profesional para poder entrar en casa.

Por otra parte, si ves que no consigues abrir la puerta siguiendo los consejos que explicamos a continuación, es el momento de que acudas a un cerrajero. Si se hace algo
incorrectamente podrías acabar rompiendo la cerradura y eso supondría un coste y dolor de cabeza mucho mayor.

Si ese es el caso, nos puedes llamar sin ningún tipo de compromiso. Te enviaremos al operario que tengamos más cerca y en menos de 20 minutos estarás dentro de casa. Siempre dejando la cerradura intacta y funcionando perfectamente.

USA UNA TARJETA DE PLÁSTICO PARA ABRIR LA PUERTA.

Lo ideal para estos casos es utilizar una tarjeta de fidelización o tarjeta regalo, ya que posiblemente se puede romper con los movimientos. Si la única opción que tienes es una tarjeta de crédito, ten en cuenta que se puede romper en el proceso.

Este método es muy efectivo en puertas antiguas, ya que el marco no impide que la tarjeta pueda entrar y permite hacer su trabajo. No obstante, será más difícil utilizarlo en puertas de
seguridad (ej: blindadas) o puertas con sistema anti tarjeta.

¿Cómo hacerlo?

Insertas la tarjeta por el lado de la puerta y lo subes hasta el pestillo. Una vez está tocando el pestillo, vas girando la tarjeta hacia arriba mientras vas tirando del pomo de la puerta.

Y ¡Voila! ¡Has abierto la puerta!

(Si no lo has conseguido a la primera, no te preocupes. Muchas veces no es fácil de hacer, ¡sigue intentándolo hasta que lo consigas!)

ABRIR LA PUERTA CON EL SISTEMA BUMPING

Alerta: este método ya es de un nivel más avanzado. Podrías dañar la cerradura si no lo realizas correctamente.

Este sistema no funcionará con bombines y cerraduras anti-bumping ya que están diseñadas para que terceras personas puedan entrar en tu casa con este método.

¿Cómo lo hacemos?

Consigue una llave bumping y algún instrumento para golpear. Una vez tienes la llave, las colocas en la cerradura y das unos golpecitos suaves a la llave. De esta manera, la llave bumping se adapta a la cerradura y consigue abrir la puerta.

ABRIR LA CERRADURA CON UNA BOTELLA DE PLÁSTICO

Este método es parecido al de la tarjeta de fidelización

¿Cómo hacerlo?

Lo primero que hemos de hacer es conseguir una botella de plástico de 1L y recortar un trozo mediano.

Una vez tenemos el trozo cortado, hemos de seguir los mismos pasos:

Insertar el trozo de plástico por el lateral de la cerradura y subirlo hasta que se encuentre con el pestillo. Una vez ahí, realizar movimientos ascendentes con el plástico, mientras vamos tirando del pomo o maneta, hasta que abramos la puerta.